Tu nutrióloga Lebasi

Muchos factores reducen la calidad de nuestra dieta lo que ha provocado un aumento en el número de personas con enfermedades como Obesidad, Diabetes, Enfermedades Cardiovasculares y Cáncer. Más del 50% de la población de adultos y casi un tercio de los niños y niñas tienen sobrepeso y obesidad*. Estas cifras son alarmantes ya que el hecho de tener sobrepeso u obesidad conlleva a un mayor riesgo de mortalidad, así como el desarrollo de múltiples padecimientos, especialmente Diabetes tipo 2 y Cáncer, que hoy por hoy son las principales causas de muerte. La Organización Mundial de la Salud anunció que existen en el mundo más de un billón de adultos con sobrepeso de los cuales aproximadamente 300 millones padecen obesidad.

La relación entre el estado de nutrición y salud resulta un hecho indiscutible, ya que la variedad, cantidad, calidad, costo, accesibilidad de los alimentos y patrones de consumo representan uno de los factores que más afectan la salud del individuo y de las poblaciones. En el hombre, los determinantes de la elección e ingesta de los alimentos son múltiples y de origen tanto fisiológico como psicológico.

La dieta y la nutrición son muy importantes para promover y mantener la buena salud a lo largo de toda la vida. Una adecuada alimentación es básica para tener un estado de salud óptimo y evitar enfermedades, sin embargo, los alimentos que actualmente consumimos no tienen la calidad nutricional adecuada que el organismo requiere. Los alimentos sufren manipulaciones inadecuadas que reducen la cantidad y calidad de sus nutrientes, lo que perjudica directamente al consumidor.

Durante la pasada década se han acelerado los rápidos cambios experimentados por los regímenes alimentarios y los modos de vida en respuesta a la industrialización, la urbanización, el desarrollo económico y la globalización de los mercados. Los cambios en la economía alimentaria mundial se han reflejado en los hábitos alimenticios, por ejemplo, hay mayor consumo de alimentos muy energéticos con alto contenido de grasas, en particular grasas saturadas y bajos en carbohidratos no refinados. Estas características se combinan con la disminución del gasto energético que conlleva a llevar a cabo un estilo de vida sedentario: transporte motorizado, aparatos que ahorran trabajo en el hogar, disminución gradual de las tareas manuales que requieren un esfuerzo físico, cambiándolo por actividades que no lo requieren.

 

 

En la actualidad, existe cada vez una mayor evidencia de que algunos alimentos, debido a sus componentes y a la interacción entre ellos, pueden tener efectos físicos y psicológicos benéficos. Lo que resulta muy positivo ya que significa que algunos alimentos cumplen funciones que van más allá de una nutrición básica y que el consumo de ellos nos brinda la posibilidad de mejorar nuestras condiciones físicas, así como reducir el riesgo de contraer enfermedades.

Lebasi, Lactoserum en polvo, es un Alimento Suizo que se obtiene a partir de la elaboración de quesos. Sus 11 vitaminas, 11 minerales y 19 aminoácidos son de la más alta calidad. Entre sus vitaminas encontramos al complejo B, que desempeña un papel importante en el metabolismo de los carbohidratos y en la producción de energía para nuestras labores diarias, así como la E y C, antioxidantes indispensables para prevenir el daño celular.

El Lactoserum posee las proteínas de mayor calidad, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo requiere y su valor biológico es superior por lo que nuestro organismo los asimila más fácil.

Atendiendo a las necesidades de la población de hoy en día, Lebasi es un Alimento ideal para complementar con tu alimentación de manera sana, contribuyendo a obtener un mejor estado de salud. Es un alimento natural que no contiene colorantes, saborizantes y conservadores artificiales. Su contenido en grasa es bajo con un aporte energético menor a las 30 kcal/día.

¡Lebasi, un alimento para toda la familia!

“Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir” Jim Rohn

*Estadísticas proporcionadas por la OMS del 2006

 

Facebook- Tu Nutriologa Lebasi