La fórmula de Jaime para tener un negocio exitoso

Jaime lleva ya 10 años desarrollando su negocio con Lebasi, el cual le ha dado, principalmente, dos satisfacciones: la primera, dice, es tener una buena salud, ya que el lactoserum suizo Lebasi, que consume todos los días desde hace más de 10 años, le ha brindado una mejor nutrición y, por ende, una mejor calidad de vida.

“Actualmente, me siento muy bien y está regenerada mi flora intestinal. El problema que yo había cargado por años era gastritis, colitis; además de dos operaciones. Yo estaba muy mal, con muchos problemas de salud, por esoempiezo a tomar Lebasi. Lo conocí por mi salud”.

La segunda es una buena situación económica, sobre lo que no vacila en asegurar que vive más de lo que gana con su negocio Lebasi que con su pensión. Jaime comenta que el siempre trae dinero en su cartera y que eso le de tranquilidad.

“Yo soy mi empresa y yo me tengo que sacar adelante. Durante mi periodo de desarrollador de redes, me he hecho de dos autos que me han ayudado a conocer todo Puebla. Mi negocio me ha dado dos carros, conocimiento, salud y me da para vivir bien, para ciertos gastos que se necesitan al día. Estoy contento porque mi gente vive agradecida porque le estoy llevando un producto de calidad”.

Y cómo es que Jaime ha logrado desarrollar un negocio con el que le va bien y con el cual se siente satisfecho, debido a que recomienda un producto que brinda salud a las personas. Pues él mismo habla acerca de esa fórmula que lo ha llevado por buen camino.

Escuchar al cliente y hacer hincapié en el valor del producto

Según Jaime, el primer elemento para verdaderamente tener un buen negocio con Lebasi es: estar convencido de que es un excelente producto. “Para recomendarlo, para venderlo, la gente debe tomarlo porque hay gente que lo vende, pero no lo toma o lo toma a veces. Solo lo ven por el signo de pesos y así no funciona. Si tú recomiendas un producto que dices que mejora la salud, y tú no te ves con energía y saludable, las personas no te creen”.

Además, recomienda a quienes empiezan a vender el lactoserum suizo Lebasi a no forzar al cliente, no insistir tanto en que lo compren, porque te terminan viendo como un simple vendedor, no como un promotor de salud. Nosotros no vendemos un bote nada más, nosotros promovemos una mejor calidad de vida y eso es lo que debes ofrecer a las personas“.

Como segundo elemento imprescindible enuncia el escuchar las necesidades del cliente, porque conociéndolas, se puede hacer una recomendación enfocada a cada consumidor y eso aumenta las posibilidades de cerrar una venta.

“Tomo en cuenta qué es lo que hizo a esa persona que le interesara Lebasi: un problema de salud, un problema emocional, deporte, porque quieren cuidar su salud, etc. Siempre pregunto para qué lo quieres tomar y la gente siempre me pregunta por qué lo tomé yo. Yo les comento mis razones y les digo que mi motivos no son los suyos, que ellos para qué lo buscan toma. La gente te comparte sus necesidades”.

“No podemos recomendar si no atendemos el problema de ese cliente y le ofrecemos el producto como una solución a su problema”.

El tercer elemento es el hacer hincapié en el valor del alimento que se vende. Si las personas no están convencidas, no confían del todo en que Lebasi será la solución de ese problema que les aqueja, entonces don Jaime habla sobre el valor que tiene como producto: habla acerca de sus características, de cómo actúa en el organismo y hace comparaciones con otros productos que consume la gente. Es decir, subraya lo que hace diferente a Lebasi frente a “su competencia”.

Lebasi es bueno, bonito y barato. Es un solo producto contra muchos otros que a la larga no dan resultado y que son mucho más caros. No debes comprar un producto para cada sistema del organismo, Lebasi es uno solo para todo el cuerpo. Eso también es bueno para el que lo vende, porque es mucho más sencillo conocer un único producto y ganar seguridad para recomendarlo”.

Esos son los aspectos que Jaime distingue para llevar una venta al éxito. Y algo muy parecido toma en cuenta respecto al desarrollo de su red.

Para mí es muy importante mantener contacto con las personas que se unen a mi red: estar cerca, darles servicio, saber cuáles son sus necesidades y cómo quieren que trabajemos.

A los interesados les digo: reúne a tantas personas para hablarles de Lebasi, tú te quedas con la diferencia de la utilidad y yo coloco el bote, y ya me empiezan a recomendar; ya cuando tengo un grupo de tres a cuatro personas que empiezan a comprar por mayoreo, me dicen cuántos botes necesitan: 12, quiero la caja, 6...

Empezamos a hacer un negocio, una estrategia de cómo desarrollar la red, no con la ambición de que ellos compren la caja cada mes, sino y al rato me digan que no han vendido ni uno. La idea es que vayan creciendo a su ritmo y tengan apoyo.

Mi idea es tener 5 frontales e ir haciendo mes con mes reuniones de tres gentes que quieran hacer negocio y ya va a empezar a llegar un momento en que voy a dar de alta a la gente, hasta que ya complete en 4 meses 12 frontales, a lo mejor no todos compran cada mes, pero hay algunos que no van a fallar. La idea es tener 12 frontales e ir seleccionando a los que quieran hacer el negocio con más esfuerzo”.

Si quieres ser una empresaria Lebasi como Jaime, ponte en contacto:

  • Teléfono / 449 922 22 22
  • WhatsApp / 449 1110325 y 449 9222222
  • Página web / lebasi.com.mx
  • Correo / ventasweb@lebasigroup.com