La misión de Etienne Chenel con Lebasi

Los inicios de Lebasi se remontan a hace más de 20 años: Etienne Chenel llegó a México con el objetivo de iniciar un negocio con un producto saludable. Para ello, se colocó en el metro Insurgentes, en la Ciudad de México, para iniciar sus ventas, pues creyó que ese lugar sería el lugar perfecto para lograrlo debido a la multitud que se veía transitar.

Fueron 14 cajas de lactoserum suizo Lebasi lo que aquel día logró comercializar; pero la idea de Chenel no era simplemente vender y ya, él quería que mucha más gente se beneficiara de su emprendimiento. Y esto no sólo al adquirir el lactoserum, sino también por medio de la promoción de este. Así pues, cada que lograba una venta, anotaba los datos de su comprador para posteriormente conocer su opinión sobre el alimento y saber si le interesaba hacer negocio con él. Fue de ahí que surgieron los primeros distribuidores de Lebasi.

Hoy en día, la empresa tiene presencia en Argentina, EUA, Canadá y Perú, y reúne a más de 60 mil distribuidores en América. Pero el camino no termina ahí, pues el objetivo es llegar a más países para que más personas tenga acceso a los beneficios económico y de salud que el lactoserum suizo ofrece.

Un círculo virtuoso

Un hecho clave dentro de la vida profesional de Etienne Chenel, y que lo llevó más tarde a fundar Lebasi, fue que siempre permaneció activo como distribuidor independiente en empresas internacionales de multinivel, sin importar que tuviera un empleo o que estuviera estudiando. Esta actividad nunca la abandonó, pues se dio cuenta de que los beneficios económicos que obtenía por recomendar productos de alta calidad a sus familiares, amigos y conocidos le generaban un excelente ingreso, el cual le permitía fortalecer constantemente su economía personal.

Esto provocó en él la idea de emprender una empresa propia que vendiera productos de calidad mediante la modalidad del multinivel, ya que para él era la mejor manera de generar ingresos siendo dueño de lo más valioso que tiene una persona: su tiempo.

Además, el desarrollar un negocio basado en un producto como el lactoserum suizo, que aporta grandes beneficios a la salud, ya que contiene 41 nutrientes naturales como aminoácidos, vitaminas y minerales esenciales para el correcto funcionamiento del organismo humano, le permitía seguir con su misión de crear un círculo virtuoso, de generar un verdadero ganar-ganar que llegara a la mayor cantidad de personas posibles.

Y es que con Lebasi no sólo se ha logrado dar a las personas un producto saludable y de calidad (certificado por la FDA), sino también una oportunidad de mejorar su economía por medio de su distribución. “Las personas venden salud. Trabajan con un producto bondadoso, nutricional, el cual les ofrece una oportunidad de crecer”, puntualiza Etienne.

La misión de Lebasi es compartir una oportunidad de bienestar físico y económico a todos aquellos que luchan por mejorar su calidad de vida, desarrollando un sistema de negocio con ética y constancia de manera que les permita vivir como siempre lo han deseado.